¿Por qué?

¿Por qué?

Por qué? 
Te has preguntado por qué haces lo qué haces?
Por qué trabajas en ese lugar?
Por qué tienes una familia?
Por qué lees?
Por qué te despiertas temprano todos los días a hacer ejercicio?
Por qué?
Me he dado cuenta de que si uno no tiene la respuesta a estos porqués simplemente está
viviendo... pero de forma inconsciente, sin un rumbo y sin una razón. Y lo más triste es que la
mayoría de nosotros no nos damos unos minutos en nuestras vidas para sentarnos, ver a
nuestro alrededor y reflexionar por qué hacemos lo que hacemos y más importante, si es lo que
de verdad queremos hacer, lo que nos hace felices y nos motiva a seguir adelante. Pero si lo
hiciéramos, toda nuestra vida tendría sentido y tendría un rumbo al cual nos debemos dirigir. Y
seríamos más felices porque estaríamos actuando con base en nuestras necesidades y en lo
que queremos a futuro.
Vale la pena dedicar unos minutos para pensar en esas mil razones que te llevarán a donde
quieres llegar.

#SaraisInspired

Los quiero,
Sara M.

0 comments

Escribir un comentario